Los matasueños

Si en verdad amas a tus hijos, no quieras ser un padre matasueños, sé en cambio, un padre nutresueños, estimula su imaginación y su fantasía, elogia sus pequeños logros como si fueran espectaculares; pues para él lo son.
Y recuerda siempre que soñar es bueno, soñar forja la inspiración, renueva la pasión y vigoriza el espíritu...déjalo soñar...es solo un niño.

Secuelas del maltrato:


La susceptibilidad es nuestro estandarte y la desconfianza es nuestro escudo; por eso nosotros los maltratados...somos asociales.



Buscar este blog

lunes, 10 de diciembre de 2012

Antes de golpear o insultar a nuestros hijos, detengámonos a pensar en los siguiente:

Los niños crecen Y SUS PADRES ENVEJECEN...

No digo más, meditar la frase anterior debería ser suficiente como para estremecerle el alma al más pintado

¿O no?

No hay comentarios: