Los matasueños

Si en verdad amas a tus hijos, no quieras ser un padre matasueños, sé en cambio, un padre nutresueños, estimula su imaginación y su fantasía, elogia sus pequeños logros como si fueran espectaculares; pues para él lo son.
Y recuerda siempre que soñar es bueno, soñar forja la inspiración, renueva la pasión y vigoriza el espíritu...déjalo soñar...es solo un niño.

Secuelas del maltrato:


La susceptibilidad es nuestro estandarte y la desconfianza es nuestro escudo; por eso nosotros los maltratados...somos asociales.



Buscar este blog

domingo, 19 de junio de 2011

La loca citadina



Lasa, lastimada, lastimera y lastimosa
andas por el mundo como sombra de una diosa,
vives en las urbes natural y melindrosa
con la cruenta carga de una muerte dolorosa.

Sufres de recuerdos que remembran una cosa;
un error humano que te hiciera muy famosa,
ese asesinato por defensa ignominiosa
de una violación, de una afrenta deshonrosa.

Ya no está tu padre, quién hiciérate su esposa
ante la lascivia de pasión indecorosa;
ya no está ese cerdo ni la daga esa filosa
con qué lo degollaras…en esa noche umbrosa.
Tan sólo quedas tú; desnuda y peligrosa,
vagando por las calles vacilante y muy nerviosa.

Tan sólo la demencia te ha hecho tenebrosa,
con la belleza extraña que te luce más hermosa.



Imagen tomada de Google Imágenes

No hay comentarios: